Apuntes Para La Planificación Bimodal

Planificación bimodal

Por Antonela Chiussi

¿Por qué y para qué planificamos?

Entendemos la Planificación como una guía, como una estructura orientativa y permeable donde los y las docentes diseñamos un plan de trabajo en pos de un objetivo: acompañar el proceso de aprendizaje. Brindar herramientas que, en concordancia con los contenidos a enseñar, puedan ser elaboradas, integradas y aprehendidas por los y las estudiantes para que su aprendizaje resulte verdaderamente significativo, es uno de nuestros mayores desafíos.

La educación es dinámica y se transforma con el paso del tiempo. Las pedagogías y la sociedad mantienen una relación dialéctica que propicia y hace posible la construcción y deconstrucción permanente de ambas. Planificar hoy, situados en una pedagogía crítica, no es lo mismo que hacerlo desde la Escuela Tradicional. Planificar en un contexto donde la tecnología protagoniza (¡y más aún Post Pandemia!) los modos de acceder a la información, de vincularse y aprender, supone, cuanto menos, repensar en nuevas formas de abordajes.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de planificar?

Para comenzar a Planificar, una de las preguntas que deberíamos hacernos al momento de sentarnos frente a la hoja en blanco es: ¿Desde qué modalidad pedagógica me sitúo?

Por supuesto que las formas de abordar la educación no deberían ser encapsuladas.

Integrar distintos enfoques metodológicos de modo congruente y disponer de los múltiples recursos que ellos nos ofrecen para llevarlo a cabo, hacen que el proceso de enseñanza aprendizaje sea enriquecedor. Aprendizaje Basado en Proyectos, Aprendizaje Basado en Problemas, Gamificación, Aula Invertida, por nombrar algunos. A su vez, si bien la Planificación pretende englobar criterios comunes para ser elaborados desde una grupalidad, también debemos prestar especial atención al interjuego de subjetividades inmersas en ese contexto particular.

Aula Invertida: un Modelo de planificación

La educación basada en el Aula Invertida aborda el proceso de enseñanza aprendizaje de manera mixta, es decir utilizando la presencialidad y la virtualidad. El objetivo de este modelo pedagógico es el de orientar una parte del proceso de aprendizaje por fuera del aula utilizando como soporte los dispositivos tecnológicos, y otra parte en la presencialidad, con el fin de que este tiempo compartido dentro del aula favorezca el desarrollo de los procesos cognitivos más complejos para lograr un aprendizaje significativo. Si bien este modelo educativo no es nuevo, tuvo mucha repercusión e influencia durante la Pandemia del año 2020 donde nos vimos obligados y obligadas a seguir asegurando la continuidad pedagógica desde la distancia.

Guía Docente para Planificar desde un modelo híbrido: Aula Invertida

1 Generar un listado personal de “fortalezas y debilidades” de los medios/plataformas que utilizaremos en las clases a distancia.

2 Buscar los protocolos actualizados, acuerdos y pautas de trabajo de cada una de las instituciones en las que trabajamos.

3 Elaborar un plan de actividades secuenciadas (formato proyecto) que nos permitan pensar los trabajos como los eslabones de una producción. 

4 Elegir criteriosamente la propuesta didáctica de cada clase con su respectiva selección de materiales y recursos a utilizar.

5 Seleccionar y/o elaborar los materiales que usaremos en los distintos formatos (virtual/presencial con protocolo): textos, videos, audios, etc. 

6 Contar con una planilla de asistencia, calificador y agenda con cronograma de actividades para cada curso. 

7 Preparar un ambiente de enseñanza agradable, de contención y cuidado utilizando las herramientas que cada medio nos brinda.

8 Fomentar el fortalecimiento de los contenidos a través de actividades asincrónicas en donde los y las estudiantes deban desarrollar habilidades autodidactas (Aula Invertida).

9 Proponer actividades lúdicas que incentiven a la constitución y afianzamiento de la grupalidad creando a su vez desafíos. Por ejemplo: propuestas de resolución de problemas de pensamiento lateral. 

10 Facilitar encuentros que incentiven al diálogo y el trabajo en equipo.

11 Propiciar la autoevaluación y coevaluación sobre el proceso de aprendizaje.

12 Fomentar la escucha, el respeto y la libertad de expresión. 

13 Habilitar un espacio de explicación e intercambio sobre herramientas digitales.

14 Brindar a las y los estudiantes la confianza de que todos los trabajos registrados en fotografías, audios o videos no serán compartidos con absolutamente nadie sin su consentimiento.

15 Crear un Contrato Pedagógico claro, que contenga el objetivo general de la cursada, los contenidos a abordar, los plazos establecidos para la entrega de las producciones y la modalidad de los encuentros con sus respectivos medios de contacto. 

Si bien sostenemos que no existen formas, estructuras rígidas y acabadas a la hora de Planificar, tener a mano una guía orientativa siempre aporta herramientas.

Aunque tan solo sea un punto de partida.

Si te interesa indagar más, te compartimos el link al cuadernillo “Planificación Bimodal” donde podrás encontrar toda la información completa, además de planificadores y calificadores para orientar tus prácticas docentes.

Links de descargas

Premium
Inicio
Recursos
Playlist para tus clases
Cursos
Cuadernillos de teatro y esi
Blog
juego de mesa: teatri frutti
Juego de teatro y esi: etiquetadxs
Teatro & ESI
LICENCIA CREATIVE COMMONS

Cómo citar este texto –Recursero Artístico. Entrada de blog (2022).  “Apuntes para la planificación bimodal”. Equipo de Redacción: Chiussi, Antonela Carla; Rososzka, Juliana; Spina Leonardo Maximiliano (2022). Buenos Aires, Argentina.

Si este material te sirvió, invitanos un Cafecito.

Invitame un café en cafecito.app

Dejá una respuesta